Fiesta de San Francisco: Mons. Buenanueva pide poner atención en el beato Acutis

Fiesta de San Francisco: Mons. Buenanueva pide poner atención en el beato Acutis

Fiesta de San Francisco: Mons. Buenanueva pide poner atención en el beato Acutis

El obispo destacó las coincidencias que unen al santo y al beato, y planteó: "Nada hay en Carlos que sea extravagante o extraño. Hasta lo normal en un chico está teñido de ese espíritu franciscano".

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, meditó sobre la fiesta del santo patrono de la diócesis y consideró importante centrar la atención en el beato Carlos Acutis.

San Francisco de Asís no se va a molestar si este 4 de octubre, celebrando su fiesta, y como durante la novena, centramos nuestra atención en el beato Carlos Acutis”, sostuvo.

“En definitiva, Carlos es un fruto maduro de la siembra de Francisco. Como a nosotros, a Carlos lo separan ocho siglos del santo de Asís”, fundamentó, y completó: “Esa distancia desaparece -también para nosotros- cuando nos asomamos al alma de uno y de otro”.

El prelado describió: “Carlos, a pesar de su corta edad, maduró un alma genuinamente franciscana: con alegría y mucha humanidad, vivió la simplicidad del Evangelio que enamoró el alma de Francisco”.

“Asís era su ‘lugar favorito en el mundo’”, recordó, e indicó: “Ahora allí reposan sus restos a la espera de la resurrección; precisamente en el santuario del Despojo, donde Francisco se despojó de sus vestidos para emprender la aventura del Evangelio”.

“Nada hay en Carlos que sea extravagante o extraño. Hasta lo normal en un chico está teñido de ese espíritu franciscano”, destacó.

Y aseguró: “Amó a Jesús. Amó a María. Se enamoró de la Eucaristía, su ‘autopista al cielo’. Amó a los pobres. No podía ocultar ese amor que le colmaba el corazón. Quería que todos, especialmente sus coetáneos, lo supieran y también lo vivieran”.

“‘Me decía que sería más feliz si me acercaba a Jesús. Pedí el Bautismo cristiano, porque él me contagió y cautivó con su profunda fe, su caridad y su pureza’, confiesa un amigo suyo de la India -Rajesh- que se hizo bautizar por ese contagio del Evangelio que le causó el tratar a Carlos”, citó.

Monseñor Buenanueva consideró que ese “contagio sigue activo. Y no hay vacuna que pueda impedirlo. Nos ha contagiado a nosotros y, por eso, estamos agradecidos”.

Y citó también parte de lo que san Pablo escribió a los corintios: “Evidentemente, ustedes son una carta que Cristo escribió por intermedio nuestro, no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente, no en tablas de piedra, sino de carne, es decir, en los corazones”.

“¡Qué bien escribe Cristo!”, exclamó el diocesano, y agregó: “Notamos su preciosa caligrafía en el corazón de Francisco de Asís y también en Carlos Acutis. La misma letra, la misma tinta, el mismo Espíritu”.

“Así está escribiendo en nuestras almas. Y lo hace ahora mismo, en este tiempo nuestro”, subrayó.

Monseñor Buenanueva enfatizó que “Dios no está ausente del mundo. Sabe hacerse presente e involucrarse con nosotros. Lo hizo en el corazón de la Edad Media, con Francisco de Asís. Y lo ha hecho de nuevo, en la era de Internet, con el mensaje simple y potente de la vida franciscana del beato Carlos Acutis”.

“Carlos ya subió al cielo por la autopista de la Eucaristía. Nosotros estamos ‘en camino sinodal’. Es el mismo camino: la misma meta, la misma traza y similares leyes de tránsito”, contextualizó, y concluyó: “A nosotros, como a Elías en la hendidura del monte, nos toca oír ese paso de Dios que es como una brisa suave”.


 

 

 

Lumen Christi © 2024
Desarrollado por: KYZ - Tres Letras